close
GOPR5605

Siento una vibración y ese peculiar rugido que baja desde el cielo. Enseguida dejo lo que estoy haciendo y busco el primer ángulo de la ventana que me permita divisar el pájaro de metal volando. Entonces me pregunto ¿qué aerolínea será? ¿de donde vendrá o hacia donde irá? o ¿quiénes serán los viajeros que van dentro? ¿cuando me tocará volar a mí?

GOPR0304
                                                                                Aeropuerto de Arequipa. Partiendo a Cusco

Los aeropuertos y los aviones son una de las grandes debilidades que tengo. De las pocas cosas que realmente me relajan tanto al punto que me desconecto de absolutamente todo, pienso diferente, me pierdo en el aquí y ahora.

No sé si sea algo que llevo en mi ADN o algo que se incubó dentro de mí desde pequeño, o quizás alguna enfermedad psicológica ya existente. El hecho es que viajar en avión me resulta sumamente adictivo, y las atmósferas de los aeropuertos inspiran hasta la última célula de mi cuerpo.

IMG_2747
                                                                         Aeropuerto de Montevideo. Partiendo a Río de Janeiro

Siempre que uno está de viaje se dedica a observar todo con mucha más intensidad que normalmente.

Muchas veces encuentro personas que van por los aeropuertos deseando llegar a destino, como si se tratara de un trámite. Es ahí cuando me pregunto: ¿será que han viajado tanto que ya no lo sienten?

Y luego pienso – ojalá que nunca me pase, ojalá que jamás llegue el día en que mi más grande pasión pase a ser un día como cualquier otro-. Y luego me quedo más tranquilo al notar que, al subir al avión, la sensación sigue intacta como la primera vez. Es mi momento, mi misa, lo disfruto como nada.

¿Porqué viajar en avión es tan especial?

GOPR5605
 Equipo de Serena Blues en Aeropuerto Jorje Chavez, Lima

Fijense que subir a un avión a volar es un momento muy particular en la vida de cualquier persona, significa en primera instancia romper con un montón de miedos. Estos son muy normales, por ejemplo, en el primer vuelo de una persona, cuando todo es algo nuevo y extraño. Pero se siente bien romper esa barrera.

Explorar el mundo

Estar dentro de un avión es resultado de una gran decisión: salir a explorar otros lugares. Algo que aunque parezca fácil, no lo es.
Dar ese primer paso y asumir todas las responsabilidades que siguen como elegir a donde ir, comprar vuelos, ver que tipo de viaje hacer, puede resultar un poco complejo.

Sin embargo, aunque sea una resolución que requiere un poco de valentía, el premio empieza a sentirse el primer día de viaje cuando embarcamos y salimos a explorar.

Una nueva etapa:

G0025609
Aeropuerto de Santa Marta, Colombia

El avión es el que marca el comienzo y también el final de un viaje. Es inevitable esa sensación que te invade cuando tocas tierra en casa nuevamente “oh no, otra vez acá y ahora toca volver a la realidad”

Además, comenzar un viaje marca el inicio de un nuevo avance personal. Nadie vuelve siendo el mismo que se fue. En este sentido ¿qué puede ser más motivador que subir a un avión?

Si vas a viajar, te aconsejo que disfrutes de todo desde el primer minuto, que te relajes y absorbas cada segundo de la experiencia. Sin importar el tipo o estilo de viaje que estés por hacer, lo más importante es vivirlo plenamente, te va a dejar más enseñanzas de las que puedas imaginar.

Volar es una oportunidad:

Volar ya no es tanto un privilegio como era antes, ahora es un transporte masivo y cada vez más gente tiene la oportunidad de hacerlo.

En el momento que el avión despega y subís a las nubes, tenes la oportunidad de abstraerte de tu micro mundo (ciudad, barrio, ámbitos). Algo que tiene mucho valor y que no hacemos muy seguido, es tener otra perspectiva de nuestra vida o tomar distancia como dice Mai en su artículo ¿Viajar para perderse o viajar para encontrarse?

DSCN2600
 Pico Salkantay desde el avión, Cuzco, Perú

Viendo todo desde arriba uno piensa cosas que no se le ocurren en casa. Y además, todos esos pensamientos van acompañados de paisajes de los más lindos que vas a tener en tu viaje. Por eso es clave elegir la ventana 🙂

Viajar es la oportunidad de descubrir, de uno mismo, de los demás, del mundo.

La consecuencia de volar:

G0045611

Algo pasa dentro nuestro cuando nos vamos a otro país por un tiempo, es como si fuera un umbral que traspasamos. Todo queda atrás y lo único que se viene es un camino hacia el frente, con desafíos, aventuras, personas nuevas y aprendizajes. Y el avión es el que marca el ritmo en un principio, las vibras, y como dije más arriba: la tapa y la contratapa del libro.

Me siento con mis auriculares, respiro profundo, pego mi cabeza a la ventana y dejo que se abra el horizonte a la exploración…

 

 

Tags : aeropuertosavionesviajar en aviónviajar en avión por primera vezvolar
German Ali

The author German Ali

Leave a Response