close
Sin categoría

Felicidad, el verdadero éxito

DCIM100GOPROGOPR0277.

Si hay algo de lo que estoy seguro es que todos los que leen esto, de alguna u otra manera buscan la felicidad.
Tal vez sientan la felicidad como ¿un estado que les da más ganas de vivir? ¿una actividad que les genera placer? ¿una fuerza que les brinda más seguridad? Pero, realmente, ¿qué es eso que llamamos felicidad?

15027636_10154258058507779_6347578852446021225_n

Foto en La Guajira – Colombia 2016

Quiero contarles algo: Hace ya 4 años que salí de mi pecera y empecé a experimentar lo que es armar una vida nueva, por algún motivo  el destino me llevó a una circunstancia en que necesitaba hacer algo nuevo por mí. Desde ese momento hasta hoy, he atravesado un camino de puros desafíos y cambios enormes: Dejé mi trabajo y me decidí a ser mi propio jefe, me distancié de muchos vínculos que no me estaban aportando mucho y empecé a hacer cosas locas como irme de viaje 6 meses con unos pocos pesos o empezar pruebas de negocios de los que no tenía mucha idea.
En todo este tiempo aprendí algo importante: La felicidad es algo interno, nace en nuestro interior! No es un lugar al que haya que llegar ni es algo que podamos arreglar comprando nada, es una decisión del día a día, una actitud en nuestra forma de procesar las cosas, y por supuesto, un entrenamiento.

A lo largo de este post intentaré explicar los factores más importantes que me llevaron a convencerme de esto y que hoy en día le dan un gran sentido a mi vida.

b2ap3_medium_influencia1                                                                            Foto: universitariosmagazine.com

Vale aclarar,  que la felicidad no tiene nada que ver con la acumulación de bienes materiales. Eso es producto de una sociedad bastante consumista y competitiva que, nos garantiza desde pequeños que al generar bienes y más bienes, estaremos mejor encaminados hacia la “felicidad” y “estabilidad”. Pero eso más bien nos lleva  a seguir alimentando una cultura que enfatiza siempre el tener más y más, y que nos genera creencias falsas como: “mientras más tenga, más valor tendré como persona”,”mi mérito como ser humano se basa en cuanto puedo lograr”, o “lo más importante es ser el número uno”.

Un dato que comprueba que estas creencias son  falsas es una investigación que mencionan en el Documental Happy en donde se expone que las personas que hace 10 años estaban más orientadas hacia las motivaciones extrínsecas ( ejemplos: dinero, estatus, imagen), demuestran hoy estar más deprimidos, más ansiosos y menos vitales, que las personas enfocadas en motivaciones intrínsecas.

Y eso es lo que pasa, la mayoría de nosotros busca la felicidad de forma confusa en cosas externas. Un claro ejemplo es ese fuerte impulso que nos dice que “si trabajo duro, tendré más logros y así tendré éxito, y si tengo más éxito, entonces seré más feliz”.

Sí hay que trabajar, pero repito, no solo hacia afuera, el trabajo más importante y complejo es hacia adentro.

Happy Documental:

¿Sabías que hay una rama de la psicología que cada vez crece más, llamada psicología positiva, que estudia los patrones en las personas felices, y que ha demostrado cosas muy interesantes que no tienen nada que ver con la acumulación de cosas materiales? Así es, y en este Documental lo muestran muy bien.

 

netflix-documentaries-3

Hace unos años vi esta película que me gustó mucho porque explicaba en forma muy completa de que se trata todo esto de ser feliz. Y me sorprendieron algunos datos, resultados de investigaciones realizadas por científicos y psicólogos. Por ejemplo: Sabían que el 50 % de nuestra felicidad es genética, y que solo el 10% son nuestras circunstancias actuales (nuestro trabajo, la cantidad de dinero que tenemos ahorrado, el lugar donde vivimos, nuestra posición social, etc), y que el 40% lo forman nuestras actividades (deporte, aprendizaje, hobby, etc) y hábitos cotidianos?

Se dan cuenta? Todos tenemos la posibilidad de influir mucho en nuestra felicidad si nos lo proponemos. Es una cuestión de darnos cuenta lo que nos hace falta, y cambiar.

Documental “The Shift” (El cambio):

Así como les recomiendo “Happy” también les aconsejo que cuando puedan le dediquen un rato a ver esta maravillosa película protagonizada por el escritor y psicólogo Wayne Dyer. Quien explica de forma muy clara y humana cuál es el sentido que él le ha encontrado a la vida, desde un punto de vista muy enriquecedor y aplicable fácilmente para todos.

De lo que mas me gusto de la pelicula son las interpretaciones de los actores en sus personajes bien marcados dentro de la sociedad. Muestran 3 historias: Un cineasta que se centra tanto en alcanzar su propio éxito que se olvida de disfrutar de su vida, una madre que se siente tan arraigada a su familia que se olvida de sus sueños y un matrimonio que tiene mucho dinero pero no lo disfruta.

Ver película aquí.

 

La felicidad como algo personal:

Quizás alguna vez te haya pasado de tener un día de mucha preocupación y estrés por ciertas circunstancias, al punto de pensar muy negativamente o de llegar a amargarte; cuando de pronto, se te cruza alguien por la calle con un verdadero problema, uno realmente complicado como por ejemplo la falta de una aptitud física, y de repente, ese instante te deja una especie de lección. De pronto, ya no estas tan mal, o ya no te parece tan grave lo que te esta pasando. Eso un golpecito directo en tu conciencia.

Intento mostrar con este ejemplo, que la mente es la dueña de casi todo. Y de que todo depende de la propia forma de ver las cosas. La felicidad no es un término general, sino todo lo contrario, se trata de algo muy único y personal, ya que cada uno tiene su forma o su idea de lo que es ser feliz.

Por eso acá les escribo 8 puntos que he descubierto a lo largo de estos años y que han resultado fundamentales en mi vida, para que de alguna forma te puedan aportar en tu búsqueda.

Estas son 8 reglas que yo he aprendido sobre la felicidad:

1 )Vivir en el presente:
ger
Foto: Alfonso Coutinho, Portugal

Puede que te suene un poco conocido, pero es real, cada vez que no podemos estar en el presente hay algo que va mal. Y si no logras reunir la capacidad de enfocarte en una sola cosa es probable la ansiedad y el estrés te estén jugando una mala pasada. Además, vivir en el presente no es algo que suceda de un día para el otro. Es algo que hay que proponerse y que hay que practicar para que se convierta en un hábito sano.
Muchas de las mejores técnicas de productividad laboral se basan en hacer las cosas de una en una.

Lao Tzu dijo: “Si estás deprimido estás viviendo en el pasado, si estás ansioso estás viviendo en el futuro, pero si estás en paz, estás viviendo en el presente”

Somos tan poco conscientes del presente y en realidad es lo único que tenemos. Practicar ser más conscientes del presente te permite valorar todo mucho más, ser más agradecido, experimentar mejor las cosas, aliviar el estrés, reconocer malos hábitos, y muchas cosas más que vas a poder experimentar solo si te disponés a intentar vivir lo máximo posible en el presente.

¿Sabías que cada vez que me enfoco en el presente, recuerdo que la vida es una sola? Si, es una sola… Y si lo pensás bien, solemos hacerle caso omiso a ese detalle, por miedo o por lo que sea. Sin embargo, nunca está demás acordarse que “nadie sale vivo de la vida”, y tenerlo en cuenta como recurso para activarnos y vivir cada día como si fuera el último.

2) Las experiencias:

DCIM100GOPROGOPR0277.                                                                      Foto en Río Claro – Colombia

La clave para vivir felices es generar recuerdos basados en experiencias y vivencias gratificantes. Como lo hacemos cuando viajamos, vamos a un concierto, nos juntamos a comer con amigos, etc.

Según una investigación realizada en la Universidad Estatal de San Francisco, el problema con las cosas materiales es que su gratificación resulta algo pasajero. Cuando compramos algo, lo disfrutamos al principio, pero luego nos acostumbramos y adaptamos a ello, perdiendo así su valor. En cambio, las experiencias duran para toda la vida.

Invertir en experiencias es, contrariamente a lo material, invertir en felicidad a largo plazo!

3) Movimiento, viajar, cambio:

cami

Otra cosa interesante que descubrí en este tiempo es que gran parte de mi felicidad se basa en el movimiento. Y fué por circunstancias de la vida y decisiones que tomé que me llevaron a estar 4 años como nómade viajando y trabajando a la misma vez.  Lo que sucede es que el movimiento lo simplifica todo, te obliga a darte cuenta que necesitamos mucho menos de lo que creemos para estar bien. Y algo mejor aún, el movimiento te obliga a depender solo de vos para estar equilibrado emocionalmente. Muchas veces me tocó vivir cosas difíciles en mis viajes y realmente no tuve más alternativa que seguir mirando hacia el frente.

Cuando estamos muy dentro de la pecera es que entramos en “piloto automático” que es un estilo de vida cómodo que nos quita energía y objetividad sobre nosotros mismos, acostumbrándonos a todo. Y así, estar acostumbrado es como estar dormido, no tenemos esos altibajos necesarios para crecer. A veces ni nos cuestionamos como estamos llevando adelante nuestro día a día, y que tanto estamos en piloto automático.

Necesitamos de esa renovación que pasa cuando volvemos de un viaje, o de un fin de semana en contacto con la naturaleza, o de empezar un deporte nuevo. Ese tipo de cosas nos da una claridad mental muy sana y que nos ayuda a ser más felices diariamente.

4) Compañías, vínculos, amistades:

minca
                                                                              Foto en Minca – Colombia

Está comprobado que un factor común entre las personas más felices es que pasan su vida rodeados de familiares y amigos. No hay duda de eso. Y además creo que es importante elegir con quienes compartimos nuestro tiempo, es decir, saber quienes son realmente las personas que nos hacen bien. Es conveniente saber identificar a las personas que nos rodean ya que generan gran inlfuencia sobre nosotros, aún cuando no nos damos cuenta.

Existen muchos tipos de personalidades, algunos buenos para nosotros y otros no tanto, a estos últimos en psicología se les denomina como Gente Tóxica, y a su vez dentro de estos hay muchas “sub categorías” digamos: mandónes, autoritarios, descalificadores, envidiosos, pesimistas, y muchos más.

Alguna vez te preguntaste quiénes son los que te rodean? Yo creo que la gran mayoría no lo hace. Pero hablo de preguntarse sinceramente y honestamente, con la mente en frío: en qué me aporta esta persona??

Estoy seguro de que no querrás malgastar el tiempo de tu proyecto de vida con personas que lo único que hacen es robarte energías. Actúa ahora mismo!!

Less Brown dijo:

“Es necesario que saques a los perdedores de tu vida si quieres vivir tu sueño. Cuando te vuelvas la persona correcta la vida empieza a tener un significado distinto para ti, y lo primero que haces es empezar a separarte de algunas personas. Es necesario que te alínees con gente que esté hambrienta como vos, gente imparable e irracional que se rehusa a vivir la vida tal cuál es y que quiere cambiar algo”

5) Hacer Ejercicio:

Salir a correr es el principal regulador emocional que conozco, el mejor. Cada vez que me atacan esos demonios que a veces nos vienen y desprenden una lluvia de pensamientos negativos, los contrarresto con unas respiraciones profundas y enseguida salgo a buscar mi ropa para irme a correr. Haciendo ejercicio todo es más positivo y distendido! Hace ocho años que salgo a correr y hago ejercicio, es algo que no he podido dejar debido a todo el bien que me produce en mi.

El deporte ayuda a reducir la ansiedad, la depresión y el estrés. También está comprobado que es un gran moderador de la autoestima y de la emotividad.

Según la Apa (A Americana de Psicología) el ejercicio aumenta la noradrenalina que se encuentra en la parte del cerebro donde el organismo hace respuesta al estrés. De hecho se dice que los antidepresivos tienen el efecto de aumentar la noradrenalina.

Es otra herramienta casi mágica que no debería evitar ningún ser humano

6) Enfrentar la Soledad:

“Estar a solas equivale en gran parte a una suerte de abstinencia; no exponerse en forma constante y directa a los estímulos convencionales, correr menos peligro de verse abrumado por los estereotipos de la sociedad. Se abre así un horizonte interior para la exploración”

Silvano Arieti
soledad
                                                              Foto caminando por Plitvice – Croacia

Como decíamos arriba, estar bien acompañado es clave para mantenerse feliz. Pero esto no quiere decir que tengas que estar constantemente acompañado porque eso no sería sano. En cambio, poder estar solo, aprender a hacerlo, a lidiar con los momentos de soledad, es algo que nos fortalece en todo sentido. Es una instancia única para conectarse con uno mismo y entenderse.

Todos tenemos dos lados que tenemos que alimentar, el lado de interacción con el mundo exterior: vernos con nuestros amigos, enterarnos de las cosas que pasan, tener buenas relaciones en el trabajo, etc. Pero también, resulta indispensable el hecho de dedicar tiempo a relacionarse con uno mismo.

En mi opinión, cuando estás en solitario es cuando más identificas las cosas que hacés bien y las cosas que hacés mal. Es bueno tener tiempos enteros para uno mismo, para estar 100% enfocado, sin más. Es el momento perfecto para captar nuestras diferencias con respecto a los demás, encontrar nuevos caminos y nuevas metas, para profundizar en nuestra propia opinión, para ser más productivos, reflexionar puramente y sin ninguna influencia, y el momento ideal para descansar la mente.

Lamentablemente suele verse a la soledad como algo malo, cuando todo lo contrario.

Estamos acostumbrados a estar siempre acompañados. Pero lo que pasa con esto es que generamos dependencia hacia las personas y luego nos resulta difícil estar solos. Cuando tarde o temprano la vida nos podrá en situaciones que tendremos que manejar solos.

Cuando salgo de viaje solo, por ejemplo, suele darme mucha felicidad el hecho de poder valerme por mi mismo sin la necesidad de nadie mas. Aparte es un momento mágico para entenderte, analizar todo con tu unica y propia perspectiva.

Yo pienso que no se puede estar bien con nada ni nadie, sin estarlo primero con uno mismo.

7) Crisis:1-29-13-Storm Over Farm - Decatur, Texas

¿Porqué vemos las crisis como algo malo? Las crisis son sabiduría, forman nuestra identidad, y son amigas de todos nosotros. Pasan porque son inevitables y porque tienen que pasar, no hay otra. Así que no hay que tomarse mal las crisis, simplemente aguantalas, aprender y lo más importante,  disfrutar de lo que viene luego.

Las mejores cosas que me han pasado, me han sucedido después de las afrontar problemas difíciles.

Cualquier persona madura sabe que las enseñanzas más grandes de la vida provienen de las caídas. Es cuando estamos pasando por un momento complicado es cuando se activa una parte nuestra que por alguna extraña razón no es capaz de activarse en otro momento. A mí me gusta llamarle “amor propio”. Y es una actitud que tomamos que nos deja una pauta, una señal, un aviso, de lo que somos capaces de hacer o de lo fuerte que podemos llegar a ser frente a las adversidades.

Las crisis siempre dejan una señal, un rastro, una puerta. Y eso es otra cosa que aprendí, es algo seguro que muchas veces la vida te va a pegar fuerte con un ladrillo en la cabeza, pero también es seguro que nunca te cierra absolutamente todas las puertas luego de eso. Así que es cuestión de poner actitud y encontrar esa puerta que quedó abierta. Luego, con el paso del tiempo terminamos entendiendo porque era necesario aquel “mal momento”.

Crisis – Cambio – Crecimiento

8 Crear y Creer:
crear

Todos tenemos que trabajar de algo para poder sustentarnos y así poder progresar. Pero hay demasiadas personas que trabajan en cosas que no les gusta, y supongo que si les pasa esto es porque tampoco se lo cuestionan.

Trabajar no es ganar dinero, es avanzar hacia el sueño de tu vida, es algo en lo que crees y para lo que vas a destinar toda tu energía sin importar casi nada más. Por eso todos tenemos la gran responsabilidad de buscar qué es lo que nos gusta, y si no lo encontramos, pues entonces no queda otra que crearlo.

Yo pasé mucho tiempo analizando el mundo y a veces me asustaba, porque no lograba encontrarle un verdadero sentido a todo, eso a lo que llaman “crisis existencial”. Pero luego de un tiempo entendí que probablemente la vida no tenga mucho sentido, a menos que nosotros nos ocupemos de dárselo. Y es un trabajo duro, claro que lo es, pero la vida cobra real sentido cuando estamos motivados por algo que estamos creando.

Pienso que un gran paso para ser feliz es creer en algo, mientras creemos en algo podemos tener la fuerza necesaria para salir hacia adelante, aún sin entender mucho el significado de todo, si hay algo que significa mucho para nosotros.

Pero para encontrar algo en lo que creer hay que buscar muchísimo, agotarse, probar, perderse, caer, cambiar, experimentar. Y no hay que conformarse, hay que ser fuertes y hay que arriesgarse, y entender profundamente que nuestro tiempo es limitado.
Realmente pienso que más adaptarse, hay que crear cosas nuevas, siempre va a ser más difícil pero también más satisfactorio.

El trabajo va a llenar gran parte de nuestra vida, hagan las cuentas, pasamos más tiempo trabajando que haciendo cualquier otra cosa.

No se rindan, busquen algo que cada vez que lo hagan le aporte más valor a la vida.

Entonces, qué es la felicidad?

La verdad es que no hay una definición exacta. Si bien hay opiniones de grandes pensadores a lo largo de la historia, nadie ha dado con una forma de definirla completamente.

No podemos decir exactamente que es, pero si que la hemos sentido. Y todos sabemos en el fondo que la verdadera medida del éxito es la felicidad.

Creo que la verdadera felicidad es algo que surge del conocimiento de uno mismo. Es fruto de hacer lo que sea necesario para entendernos completamente y saber actuar frente a los miles de estímulos que recibimos a lo largo del camino. La felicidad se mide en simpleza y riqueza interior, no en posesiones.

La felicidad no es algo de un solo día, lo que todos buscamos es algo constante, duradero, sólido, y para eso hay que trabajar mucho en nuestra mente.

Encontrar la felicidad se trata del desafío más grande que tenemos: ¡¡Nosotros mismos!!

 

Seguir leyendo
Sin categoría

El día que salí de la pecera

mainorte-945×631

CUANDO SALÍ  DE LA PECERA

No les voy a mentir, durante varios años estuve cómodamente nadando dentro de mi pecera, o de otro modo llamada “zona de confort”. Es un concepto que muchos conocerán, ya que se habla mucho de esto. Brevemente, para no aburrir, puedo decirles que se trata de aquella zona que nos es conocida, dentro de la cual nos movemos con soltura, todo dentro de ella nos parece familiar.
Es el entorno que dominamos, lo cual no quiere decir que necesariamente sea agradable para nosotros. Estar en un trabajo que no nos gusta o dentro de una relación tóxica, también es estar dentro de la zona de confort, aunque no estemos cómodos con ello. Muchas veces he asociado la idea de zona de confort, con aquel conocido refrán de “más vale malo conocido que bueno por conocer”, también puede asociarse con lo predecible, saber cómo vamos a reaccionar ante las cosas que nos suceden, simplemente porque forman parte de la rutina y lo establecido y de alguna manera terminamos limitándonos a ellas. Ahora bien, la idea no es dar cátedra sobre lo que significa sino mostrarles que esta zona puede ampliarse y hacerlo a partir de mi experiencia personal.

foto2

Mi experiencia en la pecera…
Como dije líneas más arriba, durante mucho tiempo estuve en mi zona de confort, “cómodamente” moviéndome en ella, nadando en mi pecera de aguas ya conocidas donde creía que todo estaba bajo control, tenía un trabajo, estudiaba una carrera, pagaba mis gastos, me movía siempre por los mismos lugares y me relacionaba con la misma gente. No la pasaba mal realmente, no puedo quejarme de ello, pero empezaron a surgir en mi, ciertos sentimientos que me decían que había algo más por hacer, que no podía conformarme, que estaba perdiendo el tiempo, que había mucho más por conocer del mundo, de lo que estaba fuera de mi pecera, pero primero y principal había mucho más por conocer de mí misma. Estuve varios meses cuestionándome qué me estaba pasando, incluso llegando a pensar que había estado perdiendo el tiempo estudiando y trabajando, ya me había recibido (lo cual sigo considerando un gran logro) pero no era suficiente, la falta de motivación y la sensación de vacío se habían apoderado de mi, nada me conformaba, muchas veces me sentía en “modo automático” sin pensar mucho lo que hacía cada día ni el por qué de ello.

¿Qué pasó después?
En determinado momento empecé a no sentirme a gusto con mi rutina, eso se vio reflejado evidentemente en mi estado de ánimo, me sentía frustrada por cosas que creía que debería haber alcanzado y aún no habían sucedido, todo esto me mostró que era NECESARIO UN CAMBIO, y que nadie más haría ese movimiento si no era yo misma y por mí. En una clase de Psicología, un docente una vez dijo que parar lograr algo, había que “verse como”, imaginarlo y empezar a generar recursos para llegar a ese objetivo, evocar una imagen y hacer algo diferente a lo que siempre hemos hecho y allí las oportunidades empezarán a surgir, muchas veces las mismas aparecen y no las vemos, porque no estamos preparados para verlas, debemos entonces CAMBIAR EL ENCARE, así las cosas ocurrirán espontáneamente, y no estamos hablando de magia, sino de desear algo y hacer que suceda.

vincent

La “Causalidad”
No creo en las casualidades, sí en las causalidades y les voy a contar por qué.  Todo sucede por alguna razón y volviendo al tema de la zona de confort y la salida de ella, es que debemos primero que nada querer salir para poder hacerlo, querer tomar riesgos, aventurarnos a lo desconocido e impredecible, dejar atrás los prejuicios y las ataduras, abrirnos a los desafíos, ¿es fácil? Para algunos más que para otros, pero todo aquel que se lo proponga puede hacerlo. Con esto quiero contarles que hace un año atrás CAUSALMENTE me invitaron a un viaje. Podría haberlo leído y descartarlo automáticamente, mientras seguía en lo que estaba, pero decidí verlo como una oportunidad, de sacar un pie fuera de la pecera, aquí es cuando confirmé que las oportunidades están…va en cada uno tormarlas o no. Yo decidí hacerlo.
¡Decidí hacer que las cosas pasen!
Decidí viajar con un grupo, creí que era el mejor modo de intercambiar, de aprender y de conocer gente nueva, viajé en bus, para apreciar los paisajes constantemente y perderme con la mirada en la profundidad de una montaña en el norte de Argentina mientras escuchaba alguna canción o simplemente pensaba, ¿qué hacía allí? ¿a qué había ido? Intenté conectarme con todos esos sentimientos que se despiertan en un viaje. ¿Si hubo miedos? Claro que los hubo, constantemente, dentro mío, miedos que me hacían cuestionarme si viajar era una buena decisión, si no hubiese sido mejor quedarme en lo que estaba. Solamente cuando decidí enfrentar esos miedos, fue que conocí otra faceta de mí misma que tenía bastante oculta a decir verdad, sólo cuando vencí esos miedos fue que APRENDÍ.

foto1

¿Qué aprendí?
Si bien jamás dejamos de aprender, es bueno cada tanto detenernos a pensar en lo que hemos vivido hasta este momento, nunca somos los mismos después de un viaje. Personalmente aprendí (y sigo aprendiendo) a conectarme más con mis emociones, a vivir el momento, a reconocer la felicidad en estar apreciando un paisaje nuevo. Me desafié a mí misma, pude ver que los límites simplemente están en mi cabeza, y en lo que los demás me han dicho que soy a lo largo de mi vida, esas cosas son las que nos definen. Podemos tomarlas como una verdad absoluta, o decir ¡No! ¡Soy capaz de mucho más y me lo voy a probar a mi mismo! Aprendí que los problemas en la vida siempre van a aparecer, hay cosas que escapan a nosotros, lo que no escapa a nosotros es la actitud que vamos a tomar frente a eso.

¿AÚN TE QUEDAN DUDAS SOBRE LOS BENEFICIOS DE SALIR DE TU ZONA DE CONFORT?

 

Seguir leyendo
1 2
Page 1 of 2